Oct02

Relato 17

«¿Has visto lo que el dolor puede hacer hoy por ti?», me preguntaba la televisión con voz de presentador entusiasta. Yo simplemente, me limitaba a hacer un movimiento de negación con mi cabeza. Un breve giro, y aquel presentador de sonrisa brillante y ojos relampagueantes estaba frente a mí. Me quedé paralizado. El viejo televisor Grundig se quedó en ruido blanco mientras toda la sala de estar se convertía en aquel plató. Y...

Leer más
Jul03

Relato 16

Para una mujer de mi edad, cuarenta y dos años, la vida puede parecer pesada, demasiado. Pero si además, a todo eso le sumamos que padezco agorafobia, la vida no es sólo pesada, es además estremecedora. Me dan pánico los espacios abiertos, tanto que a veces tengo ataques de pánico antes de salir. No puedo salir de casa. En realidad, nunca he podido salir de casa, y eso es frustrante para una niña, que ve como los demás juegan con sus...

Leer más
Jun24

Relato 15

Estamos en 1856, en Inglaterra. Una lluviosa tarde de octubre, concretamente del treinta de octubre de 1856. La gente salía de la pastelería con sus caras sonrosadas. Yo era un crío por aquel entonces; uno lleno de suciedad y hollín, era deshollinador. En Londres limpiar chimeneas era un trabajo bastante mal pagado, pero daba algún beneficio para comprar alguna chuchería. A mí me encantaba ir a la pastelería y llevarme un pastelito....

Leer más
Jun18

Relato 14

Yoshio caminaba solo bajo la inerte mirada de una luna de agosto que amenazaba con sus grandes cuencas, tal si fuera un cráneo. Iba canturreando alguna canción infantil pero, del miedo que arrastraba, no se le entendía la mitad. Siguió el largo camino que iba desde su casa al lado de los arrozales hasta el cementerio de Nakashima, lugar que llevaba abandonado desde que dejaron de enterrar cuerpos después de la última guerra. Yoshio no...

Leer más
May29

Relato 13

Otro día de duro trabajo en la oficina. Otro día que comienza, pero que ya comienza mal. La escalera está precintada, y no me queda más remedio que subir hasta el piso ochenta y uno en ascensor. No me gustan los ascensores, parecen cajas de zapatos que contienen gusanos. Los gusanos son las personas. No es que odie los ascensores, en realidad les tengo pánico desde que era un renacuajo, y eso ya no se puede curar. Tampoco lo he...

Leer más