Jul04

Colisionar con un NO.

“Hay personas que llegan en el momento adecuado. Yo podría incluso haberme casado con esa persona. Pero no fue así, yo no he cambiado, sólo he evolucionado y conmigo mis heridas.” Cuando alguien dice unas palabras tan contundentes, lo único que puede suceder es que la habitación se llene de un silencio afirmativo. Silencio afirmativo, vaya, debo estar inspirada. Es aquel momento en el que te das cuenta que sería imposible añadir algo...

Leer más
Jun24

Te has pasado.

https://loquenoescribiayer.wordpress.com/ Tú no tienes vergüenza, ni nombre cuando de pasarte por mi memoria se trata. Eres aquella persona que a su antojo entra en casa porque tiene la llave y me pilla en ropa interior cantando en la cocina. La persona que sabe cuando he conducido más deprisa por llegar temprano, no por puntualidad sino deseo. Eres la persona con falta de autoestima que sólo tiene que agachar la cabeza para que salte...

Leer más
Jun24

El cuentagotas.

Hace menos de dos semanas le dije a mi mejor amiga “el problema de decir cosas bonitas cada día es que cuando un día no se dicen creemos que algo pasa”. Y ella asintió. Pero lo que no le dije a mi amiga era que sentí mucha tristeza tras su confirmación.  Nada me pareció más desolador que aceptar que puedan haber días sin cosas bonitas, pero supongo que nos hemos acostumbrado al romanticismo atroz. Y que es más sencillo vivir en...

Leer más
Jun24

Los primeros pasos.

https://loquenoescribiayer.wordpress.com/ Los primeros pasos siempre se dan delante de alguien importante. Yo le miraba a los ojos y quería hacerle entender lo que trataba de explicarle. Espero haberlo conseguido. Los primeros pasos, literalmente, los damos casi siempre delante de las dos personas que más nos querrán en esta vida: nuestros padres. De ellos dependeremos en gran parte y después, si el tiempo y la vida nos lo permite,...

Leer más
Jun23

La sombra ya se va.

https://loquenoescribiayer.wordpress.com/ Voy a despedirme de mi sombra. Le pediré con un guiño que se aleje muy despacio, sin yo enterarme, para que no me pase como contigo que fui incapaz de dejarte marchar. La miraré de soslayo, porque esa palabra siempre me ha enamorado, quizás las tuyas también lo hicieron. No lo sé, he conseguido olvidarlo ya. En la despedida, plantaré varios susurros para que se llenen de “no me olvides”, ese...

Leer más