Jul14

Hola espejo, jódete

Y que bien se vive sin complejos. Dicen que es difícil lograrlo. Que siempre va a haber algo de ti que no te guste (sabios mal pagados). Y claro, tienen toda la razón del mundo. Hoy mi pelo es un desastre, cosa que me pone frenética. Me acabo de depilar y por supuesto he acabado con heridas gracias a la genética de mi padre. (Que malo es no tener dinero para la esteticien) A ver quién le dice al sol que llevo crema hasta en invierno,...

Leer más
Jun01

Preludio de una guerra entre tu piel y mis manos

(Concierto para tu cuello desnudo en SÍ mayor – Adagio un poco mosso) Las prisas, que no entienden de percheros o armarios, han desparramado la ropa por el suelo y ya se extienden por mi espalda con la forma de tus manos. “Tranquila”, te susurro, “adagio” (quizás un poco mosso). Tenemos tempo para precipitarnos. Nadie nos espera en ninguna parte; puede que hasta en ningún lado. Los gatos maúllan en el callejón de abajo: hermoso....

Leer más
Jun08

Mi rincón de pensar

La música es la vida. A ver cómo me explico yo. Verás, cada canción tiene una pasión, pero todas las pasiones son canciones. Da igual lo que hubiese antes de que empezara a sonar el primer acorde, cada nota de la melodía te hace bailar como los pasos que recorrerás por el camino de la vida al avanzar. Los cambios de tono son las pausas que nos tomamos para tomar aliento cuando sabemos que algo va a cambiar. Los silencios tímidos...

Leer más
Abr09

Lágrimas de una noche de verano

Suena una música demasiado triste como para describirla bien, es de esas melodías delicadas que se acarician por el arco de un violín más que usado por manos expertas. Suena tan nítida, tan perfecta, tan profundamente melancólica que en tu cabeza se dibujan los dedos del músico pisando las cuerdas para sacar las notas afinadas correctamente. Suena una música demasiado triste y él recuerda, recuerda tiempos mejores que ya no vuelven,...

Leer más
Ene14

Deja que Hi’ilawe me siga enamorando

—Pues, en realidad, es sencillo de tocar —me dice—. Son sólo dos acordes. Ella parece saberlo todo. Yo devuelvo la mirada a la contraportada de aquel viejo LP que huele a polvo y a humedad. —Gabby Pahinui es a la música hawaiana lo que Chuck Berry al rock’n roll, o Bob Marley al reggae. Esta vez la escucho sin levantar la vista. No me importaba una mierda toda aquella sarta de detalles y memeces sin importancia. Yo sólo quería dejarme...

Leer más