Ago10

La teoría del tercer cuarto.

La teoría del tercer cuarto.   Mis amigos saben seguras estas cosas de mí: Se me da fatal dibujar. Rompo la tensión con bromas. Me gustan las series y los libros. Se me da fatal hacer algo bajo presión. Sobre esta última cuestión, la presión, tengo una teoría llamada “La teoría del tercer cuarto” originada en las partidas al NBA que juego en las que en el tercer cuarto me hundo y me dejo llevar por el devenir de la derrota, sin...

Leer más
Jul13

Dónde va toda la ternura que no puedo dar.

Te voy a cantar la cancón más triste del mundo voy a concentrar mi tristeza en tan solo unos segundos y lo peor de todo es que lo peor no es que haya variado una canción de la oreja de van Gogh para esto, sino lo que viene a continuación,   solo tengo sueños dentro eso es bueno dicen pero solo tengo sueños dentro nada más fantasías mundos universos paralelos en el que tengo una vida diferente a esta la vida que quiero está¡ en mi...

Leer más
Jul04

Food porn y otra vez no estás.

Ayer merendé galletas con nocilla y se me olvidé contártelo estaba en casa de mis padres revisando entre las cosas de mi niñez y me dio antojo de un sabor que me llevara a esos tiempos esos tiempos de meriendas dulces esos tiempos de correr, jugar y mancharme esos tiempos de dormir sin nada que me perturbe esos tiempos de paz en mi estómago, y compré galletas y las unté chocolate blanco y negro mezclado comí­ hasta mancharme la ropa y...

Leer más
Jun18

Junto a la luz de una piña.

Me ofrecen planes. Digo no. Antes pensaría que me estoy perdiendo la vida. Ahora que me preparo para disfrutarla algún día mejor. Me ofrezco beber solo en casa. Me digo no. Antes era inevitable. Ahora controlo mi lucha interior. Sábado noche y yo en la cama leyendo una obra de teatro, podría estar por ahí­ bebiendo, saltando, follando, pero estoy aquí­, iluminado por una lámpara piña que se ha convertido en mi mejor amiga confidente,...

Leer más
Jun08

El casi escritor que soy vs el escritor que quiero ser.

A mi influencer:   Cuando termino un libro que me apasiona tanto que las letras me cogen la cabeza y el pecho y las piernas y lo zarandea todo y bailo al ritmo de la narrativa, con los pies y con el latido del pecho y con las imágenes que danzan en las paredes de mi cráneo, entonces me siento y escribo. Yo sé que hay gente que piensa que escribir es fácil, porque se sientan, cagan, se limpian y se van, y veis las redes sociales...

Leer más