Jun09

La azotea

Di un sorbo al cubata. Miré al maromo con altanería. Sabía que la noche iba a acabar muy mal…   El día había ido bien y esperaba terminarlo sin que se estropeara. Mientras hubo luz, las dos o tres veces que la nostalgia quiso entrar en mí, le cerré la puerta. Sin embargo me pasé de listo, de confiado, y de alcohol. Lo supe de inmediato, en la pensión, al oscurecer. Lo supe en cuanto me vestí con la camiseta que reza: Yes, I’ve...

Leer más
Abr21

Homenajes

Proust me aburría. Desde hacía dos o trescientas páginas, Marcel estaba enfrascado en una de sus interminables y fatuas fiestas burguesas, sin lanzarme uno de sus abigarrados flashes llenos de genio y sensibilidad. Fue entonces cuando me atravesó la frase de la chica: −Hay hombres algunos años más tristes que yo. La mesa de la pareja estaba cerca de mi mesa. Ella, rubia, me daba la espalda, pero gracias a un espejo podía ver su...

Leer más
Mar02

Gritos

Si no tienen pan –dijo la reina− que coman pasteles I Antes de la entrevista vi una vez más las imágenes en youtube donde la mujer, aún sin identificar, cometió el intento de magnicidio que conocemos. Me afané por escuchar lo que dijo, pero no entendí nada más allá de un alarido que reflejaba el desquicie de la desgraciada. Una semana después de los hechos, todo el mundo se preguntaba quién era la mujer y por qué intentó degollar al...

Leer más
Ene23

Entre Nietzsche y Sócrates

Pienso mucho en Nietzsche sin haberme vuelto nihilista —a veces dudo que él lo fuera—. Aunque, en realidad, ¿qué sentido tiene la vida? ¿Estamos aquí por algo? Seamos realistas, nuestras vidas no tienen ningún sentido más que la evolución biológica. Somos animales tales como un perro o un cuervo con los únicos objetivos como son la vida y la reproducción. Nadie está aquí por algo, ni con más propósitos que los que nosotros mismos...

Leer más
Ene16

El refugio

El cineasta Ernesto Grivaldo redujo una marcha su todoterreno, y el vehículo ganó fuerza ante la nueva pendiente. En la radio ya sólo se escuchaban interferencias, y Ernesto decidió apagarla. A ambos lados de la cada vez más estrecha carretera, los pinos se erigían frondosos. El refugio de montaña estaba próximo. Una vez más, la imagen que le había obsesionado durante los últimos diez meses de su vida, el motivo de aquel viaje, acudió...

Leer más