Ago20

Ver

La estoy viendo desnuda soñando con paisajes que se enredan en su pelo negro. Sonríe al horizonte pensando, preguntándose a dónde van los besos que se dan. La estoy viendo y ella no me está viendo a mi. El viento mueve su larga melena y las gaviotas bailan a su alrededor. Camina descalza sobre cristales que duelen a cansancio de querer y no poder. La estoy viendo tarareando su canción favorita, bailando al borde del acantilado. — No...

Leer más
Feb07

Casi existes

De tanto pensar en ti casi existes de verdad debajo de mi mesa, poeta. De tanto soñar contigo mi almohada tiene resaca. En esta habitación, que aún no conoces, has pasado ya tanto tiempo que hoy he tenido que abrir la ventana para que corriera el aire entre mis ganas de conocerte y los besos que te he besado por adelantado. Eres, lo sé. Te he visto esconderte cuando miraba en los poemitas de Claudio Rodríguez y te sorprendí mirando...

Leer más
Ene15

Ecuación perfecta

Estábamos tumbados y desnudos sobre la cama cuando tuve la idea. Me levanté de un salto, saqué una lata de cerveza de la nevera y la vacié sobre una jarra. Ella miraba divertida, ya le había mostrado que era un tanto payaso y que de mí se podía esperar cualquier cosa. Metí el dedo índice y el dedo corazón hasta el fondo de la jarra, los empapé a conciencia y regresé a la cama. Le di un beso en su coño, otro en su ombligo, otro en cada...

Leer más
Oct18

Vértigo

I             Me diga lo que me diga en otras ocasiones, soy un jodido santo. Si no lo fuese, si fuese el blasfemo por el que me tengo tan a menudo, no habría entrado en la catedral con cara compungida, extendiendo los dedos sobre la portada de Pornografía. Me diga lo que me diga en otras ocasiones, soy un beato. No tengo bastante con entrar en La Almudena, mientras hago tiempo para mi cita, que encima procuro evitar, no ya el...

Leer más
Oct01

Lugares sagrados

La primavera se me escapó de las manos. Y el alcohol también, como de costumbre. Eran las doce de la mañana de ayer viernes y cargaba con una cogorza de campeonato, por el único motivo de haberme despertado triste y con todo el peso del mundo sobre mi pecho. Pensé que lograría aliviarme con una cerveza. Cuando varias fracasaron me pasé al vodka, y ya se sabe, una cosa lleva a la otra y me planté borrachísimo cubata en mano, frente a...

Leer más