Mar04

Nos matan

Lloro, lloro por cada mujer que ha perdido la vida a manos de un hombre. Todo lo fuerte que siempre he pensado que era, que soy, que seré, cae al suelo mientras se empapa de pena, rabia e impotencia. Nos violan y nos matan en esta sociedad machista que nos culpa. ¿Cómo es posible que dos chicas viajen solas? Nos desacreditan y nos satanizan por tomar una opción diferente a la de quedarse en casa con los padres y querer explorar,...

Leer más
Ene22

Salvemos a las mujeres.

Ser mujer es un castigo, me dijo mi amiga mientras nos tomábamos un Gin & Tonic. Ser mujer es un castigo, madre mía, ¡qué difícil es parar de repetir esa frase en los tiempos que corren! Bebe, sonríe y continúa. En el brillo de sus ojos también puedo ver reflejada mi decepción. La dejo que hable… “La mujer con el paso de los años ha involucionado. Años atrás el hombre no parada de trabajar. Trabajaba tantas horas como...

Leer más
Dic23

Quien mucho corre, pronto para

Una vez me dijeron que quien mucho corre pronto para, y siempre me viene irónicamente a la cabeza cuando veo a alguien enamorado. Y pienso que su amor no es más que un falso romance pasajero o una conformidad entre dos personas por falta de confianza en sí mismos por encontrar algo mejor. Quizá les tenga envidia. Quizá se cree el ladrón que todos son de su condición. O quizá mi incapacidad de necesitar a alguien, más que para un...

Leer más
Oct03

No quiero un hombre infiel

Hace unos días venía hablando con un amigo sobre la infidelidad. Él, con su mente de hombre infiel, me contó los cuentos que ni él mismo cree. Que si el amor sólo dura los dos primeros años, que la prostitución, que la rutina, que hay que hacer lo que nos haga feliz, que abra mi mente. Cuentos. Que una infidelidad fortalece y hace más duradera una relación – sí, claro, sin cuernos nunca ha habido matrimonio que aguantase, lo típico. –...

Leer más
Jul15

No te das cuenta

No te das cuenta. Es como si la vida no pasara, como si siempre fueras a estar como estás. Parece que no pasa el tiempo, ni los días, ni los momentos. Momentos inolvidables de los que ya ni siquiera te acuerdas. No te das cuenta, pero has perdido la gracia y las gracias, las emociones, el interés y las ganas. No te das cuenta, pero la vida son dos días y ya vas por la mitad. Tu vida está pasando. Está pasando mientras paseas sin mirar...

Leer más