En mi guerra contra mí mismo, ganas tú.

En mi guerra contra mí mismo, ganas tú.

Escrito por Pablo Rompe el 6 abril, 2017

Pablo Rompe

67 publicaciones

Las buenas personas también hacen cosas malas, y la culpa es capaz de matar al espíritu, la mala conciencia del error mastica y muerde los vértices de tu cráneo y sientes ese picor dentro y te da sed, o buscas una vía destructiva para castigarte, yo siempre fui así, siempre que algo malo me pasaba, aunque yo supuestamente no tuviera culpa, yo me la echaba, por no haber sido mejor, por no haber cumplido las expectativas, por no ser mi mejor versión, y me he jodido a base de bien con alcohol, con personas que no merecían mi compañía en esos momentos, con rasguños, con miradas de odio al espejo, pero… ¿Y si la culpa es mía? ¿Cómo será mi reacción entonces? Que miedo ¿Verdad? ¿Y si la rabia a mí mismo, la sed y las ganas de callar a esas voces dentro mí son las más feroces y potentes que he tenido en la vida? ¿Cómo reaccionaré? ¿Debería avisar a las autoridades de que hoy salgo a la calle?

No, va a ser que no, esta vez no, y la razón es simple, ella me pidió que no lo hiciera, y que escribiera…

 

Y eso voy a hacer…

¡Pero que desastre y cuanta esencia!
Y es que yo no escribo sobre sexo, ni sobre buenas canciones, ni sobre drogas, ni sobre amor, ni sobre chistes de genitales, escribo sobre la esencia, yo escribo sobre lo inevitable que es todo, sobre lo que no podemos controlar, sobre que no podemos escapar de la vida sin que nos apetezca un polvo rápido con la muerte, sobre la risa por encima de todas las religiones, sobre romper esquemas que nos empeñamos en mantener, no se puede vivir y mantenerlos, sobre el amor a través del sexo y la agonía, sobre los hermosos que pueden ser los desastres, sobre los perdedores…

Decís que estoy loco porque quiero sentirlo todo, porque me espanta la normalidad y me alejo de ella a la velocidad de la luz, y porque me río de la puesta de sol, e insulto al arte que nos quieren imponer…

El arte es una metáfora del control a través del caos, cada elección es mía, yo elijo lo que sucede, yo elijo como bailar en la cuerda floja, yo elijo como destruirme, como crear, como hundirme y como resurgir, y a la vez no lo hago.

De niño no encontraba ni mi lugar en el mundo, ni el sentido de mi ser, pero el arte me enseñó que la visión de uno puede lograrse con fuerza de voluntad.
Todo el arte, literatura, teatro, música, pintura, fotos etc, son de una generosidad que emociona, todos seríamos peores sin arte…
Y todo somos peores sin esperanza, y tiene gracia que esto lo diga yo, el amante de la sinrazón y el que bebe del frasco del pesimismo día sí, y día también, el que se viste de cínico cada mañana, el que encierra su ambición por miedo al fracaso, el que
encierra sus sentimientos por miedo a que al ser expuestos le metan una paliza en un callejón oscuro, ya veis, tiene gracia que yo lo diga, pero sin esperanza, no somos nada…

Y yo sigo empeñado en conseguir la rosa, en sangrar al apretar su espinas y en enamorarme de su olor,
en caer en los brazos de su profundo pensamiento
luchando contra la cínica-trágica ignorancia,
así descubriré a los dragones de mi entendimiento
que cuidan de la rosa que amo, como anhelo su fragancia,
cuando tenga que llegar, llegaré severo, con noble jactancia
y ya no beberé por muy sediento que esté
de la triste fuente del pesimismo…
¿Podrás soportar un amor que consuma tanto?
El amor es arrogante, pero nunca debe ser egoísta,
debes descargarlo con el golpe de tus sentimientos
y con el talento que te da el merecimiento, llegar a la cima
y reinar juntos.

El camino será tortuoso
porque la única forma de llegar a la creación
es destruyéndome primero
y una vez hundido
seguir a la sombra de ilusión galante
que aporta magia a nuestros sin sabores
y a nuestro amor incomprendido
que nos enseña a beber de los besos de lo que nos inspira
y nos muestra que el fuego ardoroso, calma,
y que con atajos no se escapa del abismo
y que la calma viene con más brasa y con más llama…
y mi pasión que al mismo tiempo hace la herida, vierte sangre por los cauces para limpiarla…
como mi llanto que refresca y fecundiza, pincho a mis sentimientos para que mi alma reviva
y se vuelve de nuevo galante mi figura
y nuevamente vuelvo a sentirme dichoso
y vuelvo a sentirme como en aquel sueño de gozo adolescente
que acariciaba los hielos con mi frente
y vuelvo a sentir mi pecho perfumado
solo cuando escribo
solo cuando lucho
solo cuando amo…

Pensáis al ver mi alegría que huyo de mi sentimiento
y pensáis que busco el placer para borrar mi sufrimiento
pensáis que es engaño
yo pienso que sólo busco convertir en realidad mis fantasías
y que siempre marcho sediento buscando apoyo en mi pluma,

yo pienso y siento y creo en nosotros.

Y tú piensa, siente, cree que yo vuelo deprisa
sólo para encontrarme con tu risa,
disculpa si por el camino fantaseo con mi dolor
y sacrifico mi sentir
y glorifico mi sufrir,
solo busco que al encontrarte, el arte te muestre el amor sincero que siento…

Publicaciones relacionadas

Pablo Rompe

67 publicaciones

Infielmente vuestro.

Comparte esta publicación en

Comentarios

1 Comment en "En mi guerra contra mí mismo, ganas tú."

Recibir notificaciones de
avatar

Ordenar por:   Recientes | Más antiguos | Más votados
Pablo Rompe
Invitado
8 months 4 days ago

Mi nuevo texto en Harwin: En la guerra contra mí mismo, ganas tú.

https://t.co/oL5ughjlAs https://t.co/ejNOSaDe72

wpDiscuz