Hola espejo, jódete

Hola espejo, jódete

Escrito por Alicia el 14 julio, 2016

Alicia

7 publicaciones

Y que bien se vive sin complejos.
Dicen que es difícil lograrlo.
Que siempre va a haber algo de ti que no te guste (sabios mal pagados).
Y claro, tienen toda la razón del mundo.

Hoy mi pelo es un desastre, cosa que me pone frenética.
Me acabo de depilar y por supuesto he acabado con heridas gracias a la genética de mi padre. (Que malo es no tener dinero para la esteticien)

A ver quién le dice al sol que llevo crema hasta en invierno, y nada de ponerme morena; de nuevo heridas por todo el cuerpo. (Y lo que mola que te digan que eres extranjera)

Sabéis mi drama para encontrar pantalones?! No solo se tienen que ajustar a mi baja estatura, si no también, a mis queridas prótesis en mi amada espalda. (Una excusa para llevar pantalones de tiro alto, me encantan)

Queridos diseñadores, existen mujeres de menos de 1,75 cm 😉

Total que podría seguir con la lista…

Pero aquí estoy. En pelotas, tirada en el sofá con un té de frutos rojos en mi nueva taza de Ikea (benditos suecos), con un cigarro entre mis labios y la radio a toda ostia.

Entre calada y calada me toca reñir a las perras, pero supongo que los vecinos ya se han acostumbrado a los gritos de la loca del quinto.

Lo que vengo a decir con esta mierda redactada rápido, pero digna de leer; es que por un día, he tirado mis complejos y la vergüenza al cubo de la basura y para culminar el día, terminaré en mi cama, con imágenes no aptas para mentes sanas, mientras me masturbo disfrutando de cada una de mis imperfecciones que me hacen perfecta para algún idiota que se atreva a quererme.

Y joder, que bien sienta descargar la tensión a través de soeces, mientras estoy tirada en el sofá (con público del edificio de enfrente por cierto), sin más pensamientos que el de: hola espejo, hoy sonrío yo y mis defectos e imperfecciones.

PD. Bailar en pelotas en mitad del salón es la leche.

Publicaciones relacionadas

Alicia

7 publicaciones

Un día encontré un cuaderno en el que las prostitutas baratas vestidas de palabras bonitas no tenían cabida. Ahí se corrió el rímel y el pinta labios comenzó a desteñir.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz