Colisionar con un NO.

Colisionar con un NO.

Escrito por Tamara Mosby el 4 julio, 2016

Tamara Mosby

16 publicaciones

“Hay personas que llegan en el momento adecuado.

Yo podría incluso haberme casado con esa persona.

Pero no fue así, yo no he cambiado, sólo he evolucionado y conmigo mis heridas.”

Cuando alguien dice unas palabras tan contundentes, lo único que puede suceder es que la habitación se llene de un silencio afirmativo.

Silencio afirmativo, vaya, debo estar inspirada.

Es aquel momento en el que te das cuenta que sería imposible añadir algo que lo explique mucho mejor, entonces asientes, porque compartes esa idea.

Evolución acompañada de heridas, alguien añadió “algunas sanan y otras no” y sin embargo yo no paraba de pensar que incluso aquellas heridas que no sanan, de alguna manera y con el paso del tiempo han conseguido sanarnos a nosotros mismos, porque hay cosas que no debemos olvidar. 

 

Había leído y visto vídeos durante todo el día que explicaban la importancia de saber decir NO a algunas cosas:

No, porque sé que me hará daño.

No, porque realmente no quiero hacerlo.

No, porque quiero algo mejor.

Y veía la conexión entre las heridas que sanan y las que no, porque cuando superamos algo, una crisis personal, nos fiamos de aquella superación, sabemos que se ha arreglado y seguimos adelante.

Y sin embargo no nos fiamos de nuestras derrotas, que son irónicamente las que más nos enseñan de nosotros mismos y de la vida en general.

Citando a Albert Espinosa en El mundo amarillo, decía lo siguiente:

Disfruta tanto de esos “noes” como de los “síes”.

Disfruta de vivir la vida siendo tú mismo y queriéndote por ello.

Publicaciones relacionadas

Tamara Mosby

16 publicaciones

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz