Bébete mi historia

Bébete mi historia

Escrito por Pablo Rompe el 19 abril, 2016

Pablo Rompe

67 publicaciones

Verano 2013.

Lunes 1 de Julio:

Un día estoy en mi piso de Granada, viviendo solo, cagando con la puerta abierta o haciéndome una Macaulay Culkin (Una paja porque estas solo en casa) y al otro día de repente aparecen las partículas del verano golpeando mi ventana y asfixiándome de calor, y por mucho que me guste ir en pelotas por casa, el verano para mí siempre es época de irme con mis padres y estar con mis amigos de toda la vida, los del colegio y el instituto, en el jodido pueblo donde me críe, en mi playa.
Donde cada portal me recuerda a dedos mojados y cada esquina a sitio donde he potado, y es que yo aprendí a besar apoyado en las paredes de edificios abandonados.
Y donde salgo con mis amigos de toda la vida, esos amigos que aun conociéndome me siguen aguantando y viceversa, y nos echamos unas risas, nos contamos algunas historias divertidas y ellos me cuentan que tal con sus carreras o sus trabajos, con sus expectativas de la vida y sus aspiraciones, y cuando me preguntan a mí que tal todo, que qué he hecho con mi vida, digo “Bueno, ya sabéis, viviendo un poco”, por no decirles que estoy más perdido que un hijo de puta el día del padre y que me he pasado el año masturbándome y escribiendo, y moqueando por una mujer que no me quería, y que no tengo ninguna idea de que va a ser de mí en el futuro, que sólo se improvisar y que algo estoy haciendo mal, y es que yo ya era un mendigo con barba y sin esperanza antes de que se pusiera de moda.
Me cuentan que tal les va con sus parejas longevas, me recuerdan que me estoy quedando calvo y que cada vez tengo más barriga, ¡vaya chicas!, no os bajéis aún las braguetas, porque además de todo eso, también soy algo bocazas, tengo un talento limitado y una inteligencia vaga.
Yo les suelo contar mis desventuras por las calles de Pedro Antonio, pocas veces les dejo ver mis verdaderos sentimientos, o cuando he sufrido por alguien, simplemente hago chistes obscenos y no dejo que me vean vulnerable, yo mientras observo a estas parejas, y entonces veo que no estoy tan mal, aquí hay gente que tiene pareja y folla, y luego está siempre de mala hostia, y yo que no follo nunca siempre estoy de buen humor, que cosas.

Martes 16 de Julio:

Mis padres son buenos conmigo, me aguantan lo que otros no harían, aunque a veces pienso que he fracasado en la educación de mis padres, pero yo desde pequeño siempre les he dado problemas y contestaba demasiado, esa era mi infancia, un continuo bocazas contestando lo que no debía, y ahora sigue sin ser diferente, tienen un hijo que no sabe qué hacer con su vida, que dejó los estudios porque no soportaba sentarse a escuchar a otra persona que le dijera que tenía que estudiar, de hecho, mi amor por los libros comenzó cuando los profesores dejaron de mandarme que tenía que leerme. Tienen un hijo que cada vez que ha trabajado (Y lo he hecho en muchas cosas) siempre se lo ha gastado en alcohol y fiestas, como si fuera un robot diseñado para la fiesta, he despilfarrado mucho en cegarme con las luces de neón, en consumir la vida, y ahora veo como mis padres me miran y me echan en cara el poco interés que tengo en ser productivo para la sociedad y para nosotros mismos, noto en sus miradas como se sienten decepcionados conmigo, ven que he desperdiciado mi potencial, sea cual fuese, pero desde luego no confían en mí, no confían en que sea capaz de darles algo de lo que sentirse orgullosos, yo pensé que intentando ser buena persona bastaría, pero puede que tampoco sea tan bueno en eso como me creo.
A veces, demostrarles a ellos y a mí mismo lo que valgo, es lo que me motiva para levantarme de la cama y comerme el mundo, pero luego me da pereza y vuelvo a la cama a divagar.

Miércoles 14 de Agosto:

Aquella noche estaba esnifando perseidas tumbado en la playa, todos se fueron y me quedé solo, aún era temprano para mí, allí estaba tumbado, y justo cuando estaba a punto de irme me encontré con un par de chicas, reconocí a una de ellas, una noche confusa en la playa, follamos de pie contra una heladería, me saludaron y me invitaron a sentarme con ellas en el bar, bebimos y bebimos hasta casi hacerse de día, y la chica con la que me había acostado en la playa no paraba de meterme mano por debajo de la mesa, nos metimos en el agua en ropa interior los tres, no os bajéis la bragueta aún, no pasó nada fantasioso, el pueblo comenzó a llenarse de mirones morbosos, hubo algún toqueteo y poco más, carnaza para deleitarme después a solas .
Al día siguiente la chica con la que me había acostado me envió un mensaje para decirme que fuera a su casa, que estaba sola, que a la mañana siguiente se iba y que quería verme antes, le dije que sí.
Me metí en la ducha y me agarré la polla, imaginé la cincelada contorsión de su trasero, abriendo sus piernas, comiendo la burbuja de jabón de su entrepierna hasta que explote y nos empape, con bombas de lefa aterrizando en su cuerpo mientras mis dedos la lamen por dentro, abrazando los costados de su delicioso coño, follándomela hasta que sangre de placer.
Me corrí, salí de la ducha, bebí agua y me tumbé, no fui a verla, ni si quiera la avisé de que no iba a ir.
Sé que nunca será lo mismo, pero no tenía ganas de pasar por la conversación protocolaria pre coital ni por los arrumacos obligatorios postcoitales, a veces y solo a veces, no me merece la pena.

Jueves 22 de Agosto:

La clave de mi forma de escribir y de ser es que no tengo filtro, todo sale de mí por inercia, aquel día me quedé todo el día delante del portátil y no pude parir nada, por lo que subí el volumen de la música, yo a veces le entrego mis problemas a la música, y ella me los soluciona, me abrí un cerveza y baile solo en casa, y me dije: “¿Por qué no hago esto más a menudo?”

Y es que si tú me das cerveza yo meneo la cadera, y si tú me das funky yo te doy amor.

Viernes 30 de Agosto:

Es un día para desecharlo todo, todo lo que has escrito es todo lo que has hecho con tu vida, y piensas en prenderle fuego a todo y esnifar sus cenizas para colocarte y que valgan de algo tus palabras, enciendes la cerilla y ya sientes la adrenalina del olor a gasolina, y antes de que todo se destruya, te das cuenta de que todo ese onanismo en forma de pajas y textos no puede ser desperdiciado, que alguien lo querrá, digo yo, a ser posible, digo yo, eh, dentro, o fuera… no sé, pero quizá alguien, y joder, yo también, que para eso es mío y tengo que quererlo.

Sábado 31 de Agosto:

No entiendo a la gente que no cree en el amor, eso es mentira, científicamente tiene hasta una explicación que no voy a explicar por no aburriros con tecnicismos, no porque me dé pereza abrir el google, pero el amor existe, yo mismo lo he sentido hoy, llevo casi 9 horas trabajando y lo único que me mantenía la sonrisa de pie era ella, pensar en verla cuando terminara, en cómo me hacía sentir, no sé, es algo mágico, que le den a la ciencia, eso es amor, por fin he salido de trabajar y la he visto, tan bella, tan brillante, tan sabrosa, mi cerveza Alhambra, joder ¡Eso es amor! El amor existe, aunque a veces esté en un vaso de cristal.

Domingo 8 de Septiembre:

Ya se acaba el verano, todos vuelven a sus vidas, sus trabajos, sus carreras, sus parejas, todos se construyen su vida, yo mientras seguiré divagando por los bares y dándoos mi corazón indómito como el mar para que bailéis con él, guardando para mí que la mayor de mis alegrías es estar a salvo y a oscuras, seguiré jugando, porque nadie entiende mejor el juego como un perdedor, el único plan es improvisar y como dicen:  “O escribes algo que merezca la pena leer o haces algo que merezca la pena escribir”

Ahora sí, ya podéis bajaros las braguetas.

Publicaciones relacionadas

Pablo Rompe

67 publicaciones

Infielmente vuestro.

Comparte esta publicación en