Paraíso en el hogar:

Paraíso en el hogar:

Escrito por Tamara Mosby el 31 marzo, 2016

Tamara Mosby

16 publicaciones

¡Paraíso! Aquella bolita peluda y blanquecina se dedicaba a corretear por toda la casa sin apenas coger aire. Yo le gritaba desde la habitación y me escondía tras la puerta, para verle entrar derrapando con esas pequeñas patitas y una cola que auguraba ser la copia perfecta de un plumero pomposo.

El pequeño cachorrito ladraba una y otra vez, mientras daba vueltas a mí alrededor. Yo le envidiaba, creo que ninguno de nosotros sentirá jamás esa fuerte alegría de saber que al fin estás en casa, que has encontrado el hogar, que eres y serás por siempre el compañero de viaje favorito de alguien.

Ahora el paraíso ha cambiado, no por gris o tenebroso, sino por la mella que el paso del tiempo deja.  Y aquella bolita, se convirtió casi en parte de la alfombra, que de vez en cuando se arrastraba delante del calor de la chimenea.

En este momento, el paraíso, ha pasado a ser parte de los brillantes recuerdos que me llevaré conmigo y de haberme quedado, yo, con su regalo: la fuerte alegría de saber que fui y seré siempre el compañero de viaje favorito de alguien.

Para él, mi eterno compañero peludo, le he dado a cambio la liberación de unas cadenas que ya no le dejaban correr tras de mí, ni ladrarles con descaro a las tortugas del jardín e incluso esconderse bajo la mesa para que te diéramos pataditas con los pies, eran tus caricias más deseadas.

Ambos, su liberación y él, cuando miren hacia atrás sabrán que el paraíso nunca acaba si uno así lo desea y yo desde aquí les saludaré con la mano y el corazón llenos de brillo para reencontrarnos en ese correteo nervioso de haber llegado al hogar.

Hogar con Snowy

Publicaciones relacionadas

Tamara Mosby

16 publicaciones

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz