AUSTRALIA, CARACOLES Y UNOS CHINOS

AUSTRALIA, CARACOLES Y UNOS CHINOS

Escrito por J.eSeKa el 11 marzo, 2016

J.eSeKa

8 publicaciones

Hace tiempo que no lo ves, pero quiero que sepas que el flequillo lo tengo tan largo que me llega hasta el desánimo, aunque esa no es la causa de que, en mi estómago, en vez de mariposas, habite un alien que entra y sale a su antojo; al que he decidido bañar en un par de gin tonics, a ver si consigo dormirlo a él y al otro lado de mi cama que tanto te echa de menos.

Tres taburetes más allá, una morena con pinta de hacerte olvidar cualquier cosa si consigues arrancarle dos sonrisas, succiona caracoles entre sus fauces desafiando el mítico icono erótico masculino de ver a una mujer engullir un plátano. Meticulosamente, saca su lengua para lamerlos justo antes de atraparlos entre sus húmedos labios antes de hacerlos desaparecer sinuosa y misteriosamente en  su boca, succionando  después todo el jugo que aguardan en su interior sin derramar ni una gota. Creo que cualquiera de estos bichos, al nacer, hubiese firmado tener la boca de esta mujer como único destino de su insípida vida. La miro. Me mira, y yo no puedo más que jugar a los chinos mentalmente con sus pupilas para decidir cuál es mi próximo destino. Si ella, antes de verla pestañear, acaba girando primero la vista, haré caso a mi corazón. Si pestañea y continúa mirándome, lo haré a mi cabeza. La morena me sonríe por primera vez; pero, mientras me enredo pensando en la oportunidad largarme lejos o continuar depositando en ti  la esperanza de tener en tus 21 gramos de alma el más mejor y definitivo “el amor de mi vida”, me disipo olvidándome de la apuesta que me he hecho.

Me seduce la idea de marcharme a Australia, y comienzo a escribir notas mentales con la mirada. Me gustaría recorrerla dentro de la bolsa de un canguro, con la meta de aprender alguna Haka tribal –que he visto por la tele a los del rugby haciéndola, y si esos armarios de hormigón armado pueden hacerla, mi momificada cintura podrá soportarla- para  bailársela a mis aberruntos, a ver si los acojono y dejan de visitarme. Aunque el verdadero motivo de ir allí es quedarme mirando como el agua es engullida al revés por los desagües, y divagar sobre si nuestros malos rollos siendo evacuados en sentido contrario no dejarían huella en nuestros recuerdos al día siguiente.

Debajo de mis notas mentales y visuales de mi posible viaje a Australia, acabo de escribir un Te quiero en mayúsculas. Debe haber sido lo suficientemente expresivo y deletreado como para que la morena piense que va por ella y me sonría por segunda vez, mientras mi cabeza me lleva a recrear tu casa amarilla y la imagen de verte en ella, tumbada en el sofá, con el flequillo meciéndose sobre tus cejas, y  tus manos temblando, con el teléfono entre ellas, mientras tus neuronas se juegan a los chinos saber si la suerte me concede o me niega una llamada tuya.

Me levanto. La morena esboza una tercera sonrisa que delata tener un cartel entre sus dientes que dice: te has ganado llevarme contigo. Sé que tengo dos oportunidades para  pasar una buena noche: esperar que la suerte me acompañe y que en tus chinos gane la mano de llamarme, o recoger la invitación de la morena. Mi tío siempre me dijo que jugar por necesidad es perder por obligación. Dicen, también, que hay que apostar sobre seguro. Me acerco a la morena, la miro, pido un bolígrafo al camarero, cojo una servilleta y escribo… “vale por un viaje a Australia”;  le entrego la nota diciéndole: que la suerte te acompañe, te hará falta. Allí los caracoles están enrollados al revés dentro de su cáscara.

Me marcho con el móvil entre las manos, rezando porque, aunque sea sólo por esta vez, los afortunados en el juego… lo seamos también en el amor.

PD: Haz trampas. Llámame.

Publicaciones relacionadas

J.eSeKa

8 publicaciones

Escritor a pensamientos parciales y vampiro anacoreta a tiempo completo. Los fines de semana hago extras como florero de habitaciones en hoteles de altas perversiones.

Comparte esta publicación en

Comentarios

3 Comentarios en "AUSTRALIA, CARACOLES Y UNOS CHINOS"

Recibir notificaciones de
avatar

Ordenar por:   Recientes | Más antiguos | Más votados
Pablo Rompe
Invitado
1 year 7 months ago

Australia, caracoles y unos chinos.
El nuevo texto de @Skyper08A en @_harwin 🙂
https://t.co/7OEUXsqIW6

Member
1 year 7 months ago

Muy bueno.

wpDiscuz