“Rema, rema, rema… tu barca por el riachuelo…”

“Rema, rema, rema… tu barca por el riachuelo…”

Escrito por Black Stone Vanilla el 27 febrero, 2016

Black Stone Vanilla

7 publicaciones

No, aquí nunca llueve suficiente.
No miento si digo que agradezco la empatía del cielo de esta ciudad,
que no llora con fuerza, que no se atreve a gritar y me recuerda al inestable reflejo de mí misma.
Aún así, reconozco que ha sido decepcionante mirar por la ventana y no encontrar tormenta. He decidido salir por fín y ya en la calle todo olía a tierra mojada.
Olía mucho a tierra mojada y a sangre.
Olía a sangre y no era yo.
Y eso me ha hecho sonreír.
Y bueno, la niña que tengo escondida tras estas ojeras… sonreía. Quería saltar los charcos, esos pequeños charcos que ha dejado esta lluvia de mierda, y ha empezado a descalzarse y tirar sus botas de lluvia, para hundir los pies en el barro, porque quería hundirse.
Y ahí en el fondo, la he visto sentirse orgullosa de sus “por qués”, de cuestionar incluso la calidez del aire que respira.
Y sigue preguntando…
Y no calla…
“¿por qué no me enseñaste a llorar?” pregunta, sonriente.
Y me quedo en blanco.
No tengo respuesta.
Lo único que puedo decir es que ahora es más fácil sonreír de mentira que llorar de verdad, pero es cobarde… y no creo que ella lo entienda.
Lo cierto es que se me agotaron las excusas para seguir haciéndome daño. Y dios, menos mal.
Ella,
ella es la parte de mí que aún quiero.
La que aún no olvida las cosas importantes. Lo bonito de que siga saliendo el sol, de que aquí, en el culo del mundo y con lo que le cuesta, porque le cuesta, siga saliendo el maldito sol.
Sabe de la felicidad del café hirviendo por la mañana
y de la brisa helada en la cara por la noche
esa que para mí es incómoda y que para ella es libertad.
Ella aún sabe sobre lo de ser incapaz de sentirte solo si hay alguien en cualquier lugar del mundo dispuesto a darte un abrazo, cómo él me dijo.
Sabe de cosas importantes.
De esas cosas saben mejor los niños y yo aún sigo aprendiendo de ella.
Porque puede soñar y me dice, “vuela, que te hago alas de cartón”
y me dice “corre, que te dejo ganar”
y me dice “juega, ven conmigo y juega a que somos mayores”… y yo lo hago.
Ella es sabia, porque aún no sabe del dolor.
Ella no sabe sobre cuál es la piel de cordero que prefiere el lobo para cubrirse.
Ni sobre cómo lleva más veneno el beso del príncipe que la propia rueca,
ni cómo quema la corona de esa princesa que quieren hacerte y que tú te niegas a ser.
Y yo,
yo ojalá tampoco lo supiera.
Pero lo sé.
Y lo único que puedo hacer es seguir protegiéndola de todo eso. Seguir acunándola en mi interior, manteniendo intacta su infantil pureza para que en días como este
salga a saltar esos charcos que yo no me atrevo a pisar,
me haga sentir orgullosa de mí,
y de nuevo,
me salve.

Publicaciones relacionadas

Black Stone Vanilla

7 publicaciones

El mar me enseñó que a veces es necesario sentirse océano. Salto descalza en los charcos. La boca me sabe a tinta y sangre.

Comparte esta publicación en

Comentarios

3 Comentarios en "“Rema, rema, rema… tu barca por el riachuelo…”"

Recibir notificaciones de
avatar

Ordenar por:   Recientes | Más antiguos | Más votados
Pablo Rompe
Invitado
1 year 10 months ago

“Rema, rema, rema… tu barca por el riachuelo” Estreno de @mirabaytalim con este genial texto en @_harwin bienvenida
https://t.co/QYp4jLsvHE

Black Stones Vanilla
Invitado
1 year 10 months ago

RT @PabloBenigni1: “Rema, rema, rema… tu barca por el riachuelo” Estreno de @mirabaytalim con este genial texto en @_harwin bienvenida
htt…

Noelia Reyes ☾☯
Invitado
1 year 10 months ago

RT @PabloBenigni1: “Rema, rema, rema… tu barca por el riachuelo” Estreno de @mirabaytalim con este genial texto en @_harwin bienvenida
htt…

wpDiscuz