¿Qué hacemos con Groucho?

¿Qué hacemos con Groucho?

Escrito por Paula S. el 8 enero, 2016

Paula S.

13 publicaciones

Ya no te quiero. Ni estoy enamorada de ti. Vaya eso por delante. Nuestras guerras, las frías y las calientes, ya sólo son un capítulo en mis Annales, de esos que Tácito se aburrió escribiendo. El Antiguo Régimen de mi vida. Ni quiero que me leas, ni que vuelvas, ni que volvamos a saber. Tonto, muerto, bastardo e invisible.

Pero.

Con las prisas y la rabia olvidamos hablar de la custodia de los hijos que nunca tuvimos. Y aquí ando, jodida y nostálgica, porque hoy me apetece escuchar a Jimmy Page hasta dormir para calmar la ansiedad de este jueves infernal y resulta que no puedo. Porque lo tienes tú. Como si necesitara más motivos para desear que ardieras en el noveno círculo del infierno. Te empeñas en joderme la vida incluso después de muerto.

En mitad del huracán de mierda de nuestra última discusión en tu casa conseguí rescatar a Groucho in extremis, enrabietada y herida como estaba. De tu estantería bonita lo saqué con violencia, como quien saca un puñal del estómago. Me dio pena que confundieras aquel gesto con un impulso lleno de orgullo cuando, en realidad, fue la segunda cosa más inteligente que hice en aquella torturada hora de mi vida. La primera fue empezar a superarte. Allí mismo, mientras aún tenía ganas de besarte de pura furia. Me fui y no volví. Me fui y aún estás esperando. Me fui y te jodí la vida.

Ahora Groucho ha vuelto a casa y está en un lugar seguro, donde lo adoran y lo tratan con cariño. A cuerpo de rey entre Tom Sharpe y Christopher Moore. Pero ha vuelto cambiado, lo noto, huele a ti, a tus cosas, a tu casa y aún no lo he abierto por si ya no cuenta las mismas historias. Eso me da un miedo atroz. ¿Imaginas? Quizá ahora no vuelva a casa en tranvía después de su primera cita en el cine o consiga triunfar sin esfuerzo en Broadway. Podría ser que tu dedicatoria ya no diga aquella frase tan nuestra que aún me haría sonreír y marcar tu número. O que ya no me riera a carcajadas sólo porque me recuerde lo mucho que me gustaba leerlo abrazada a ti en el sofá, mientras tú leías tus libros serios, serios. Puede, incluso, que me haga llorar.

Groucho y él mismo se han convertido en el gato de Schrödinger y ahora ya no sé si estamos todos vivos, muertos, jodidos o las tres cosas a la vez.

Paula S.

13 publicaciones

De mayor quiero ser Tom Waits.

Comparte esta publicación en

Comentarios

3 Comentarios en "¿Qué hacemos con Groucho?"

Recibir notificaciones de
avatar

Ordenar por:   Recientes | Más antiguos | Más votados
Paula S
Invitado
1 year 11 months ago

“¿Qué hacemos con Groucho?”

Mi nuevo texto para @_harwin justo aquí: https://t.co/AqPatUD6zQ

Pablo Rompe
Invitado
1 year 10 months ago

¿Qué hacemos con Groucho? De @Innestesia en @_harwin
https://t.co/ErrpEKsdqr

Paula S
Invitado
1 year 10 months ago

RT @PabloBenigni1: ¿Qué hacemos con Groucho? De @Innestesia en @_harwin
https://t.co/ErrpEKsdqr

wpDiscuz