Geografía de pájaros

Geografía de pájaros

Escrito por Libertad Martin el 2 octubre, 2015

Libertad Martin

5 publicaciones

No es que no te quiera.

Te amo por encima de mí misma. Te amo incluso por encima de tí mismo.

Eras los ojos que quería mirar, el cabello que me encantaba acariciar, la piel que quería surcar, el cuerpo que pensaba inconscientemente.

Eras el olor que me guiaba y me llevó a tí, de repente era tuyo. Eras la voz que me calmaba, con las ideas con las que quería hablar.

Eras el modelo que no había encontrado más que en mis listas, eras el futuro que yo anhelaba tener.

No es que no te quiera.

Me enamoré del sueño que eras, ése que yo siempre había soñado.

Y un día creciste.

Tus ojos me miraban con tantos recuerdos, tu cabello estaba cortado, tu piel mostraba ya arrugas y tu cuerpo era mayor.

Tu olor seguía allí, pero a mí entonces me guiaban los matices de las flores, y ya no seguía el nacarado perfume azul.

Tu voz se agravó, de tanto aspirar los días, y tus ideas, que eran las mismas, resultaba que ya no eran las mías.

Yo también crecí.

Y separados por las barreras geográficas, habíamos mutado de forma distinta.

De ser dos pájaros que volaban juntos alto pasamos a ser un pájaro con un plumaje más duro y otro con el pico más largo.

No es que no te quiera.

Entiéndeme, somos nuestros orígenes y saldremos de la mano en los libros de texto, pero esos pájaros ya han muerto, y dejaron paso a otros nuevos.

En las páginas siguientes tendremos párrafos ajenos.

Sé que la culpa es mía, fui yo la que se marchó, pero sólo buscaba mi hábitat. Tú ya habías dado con el tuyo, y te aseguro que el plumaje te hace más bello, pero yo necesitaba que mis acordes se paseasen por un pico más amplio.

Ambos somos supervivientes, pero no por eso utilizamos los mismos recursos.

No es que no te quiera.

Te amo, te lo he dicho.

Te amo porque aunque que te mire, sigo viendo lo que ví la primera vez, cuando te hablé allí, rodeados de gente, y tú descatabas dentro de esa sudadera amarilla.

Te amo porque nunca nos llegamos a conocer, pero siempre supimos ser felices.

Te amo porque nunca podré quitarme de la nariz tu olor inesperado, pero lo tengo normalizado y hay veces que no me acuerdo ni de que lo huelo, lo siento.

Te amo porque en mi cabeza aún suena el acordeón sobre el que bailábamos en la calle, y te amo porque estábamos rodeados, pero aún lo recuerdo como si fuésemos los únicos pájaros que levantaban su vuelo.

No es que no te quiera.

Pero nuestras características se han modificado, y puede que al intentar picarte mi pico te haga daño. Es normal, no estás acostumbrado.

Y amaba arrancarte las plumas y ver cómo eras por dentro, pero te has endurecido, cariño, y ya no seré capaz de desnudarte, y sabes que es cierto.

Ahora el viento anuncia la nueva estación, y sabemos que tendremos que volar a lugares distintos.

Fue una suerte y una condena encontrarte. Porque siempre pensaré que mis mejoras, al igual que las tuyas, hicieron que ya no pudiésemos ser homogéneos.

Pero encontrarás una pajarita con el pico más corto y más fuerte, que rasgue tus plumas tán rápido que no te dará tiempo a endurecerlas más, y yo sólo ansío esta vez sentir el estúpido amor de la vez GCorancia acerca de por qué.

Te quiero.

Y será la última vez que te lo diga.

Porque no es que no te quiera, pero el viento apremia y es estación de decir adiós.

Vuela alto por mí, yo también lo haré por tí.

Y no mires atrás, que estoy contemplando tu viaje como ya nunca lo haré

Publicaciones relacionadas

Libertad Martin

5 publicaciones

Quizás sólo soy el canal, quizás sólo sea la pluma, quizás escribo porque sólo así conozco y reconozco.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz