El anti-héroe

El anti-héroe

Escrito por Pablo Rompe el 4 octubre, 2015

Pablo Rompe

67 publicaciones

Lo primero que oirás de mi es que soy un golfo
que querré meterme en tus braguitas y en la de tus amigas
que te iré conquistando casi sin que te des cuenta
que en un momento estarás hablando conmigo
que te hablaré de mis letras
hasta que consiga metértela
y al siguiente querré echarte de mi cama,
y no les falta razón
detenedme por querer follar con mujeres guapas cuando estoy soltero,
llamadme cabrón
escupid en estas hojas y tiradme a la basura,
si aún no os atrevéis yo puedo ayudaros contándoos
que no se cocinar tanto como vacilo de que cocino
que he mentido a chicas para que se acuesten conmigo
he robado a mis padres para beber alcohol y vivir como un vago
he utilizado a amigos a mi antojo
he sido repulsivo en todos los sentidos del diccionario
he vivido toda la vida buscando el máximo resultado con el mínimo esfuerzo,
me he querido follar a tu novia y puede que lo haya hecho
he manchado de mierda mi historial
he mancillado a mi niño interior
le he fallado,
y si habéis sido tan valientes de seguir leyendo
pronto tendréis algo parecido a una recompensa,
si os decepciona no devuelvo el dinero
habéis apostado por mí, no es mi problema.

Un día entras en un bar y no buscas nada, pero como en muchas otras veces conoces a una chica y vuelve a pasar lo que otras tantas veces pasa, haces eso hasta que un día no sientes nada, hasta que un día tus huevos se vacían junto a tu alma y ni la mejor de las mamadas te hace sonreír, cuando ni el sexo oral consigue hacerte feliz es que algo en ti ha cambiado, es que has admitido por fin que estás roto, y ese es el primer paso para volver a cometer los mismos errores que has estado cometiendo hasta ahora, errores que te dejan cuando te cuelgas, errores que dejas cuando se cuelgan, la misma historia de siempre y volvemos a ese bar, pero aquella noche me quedé en casa, quise probar otra cosa y cogí este instrumento para escribir y me puse a conocer a gente, a enviar mensajes, fotos, conocí mucha gente interesante, por las redes sociales era fácil, era sencillo mantener el aura de misterio, y todo el mundo sabe tus intenciones, como en los bares y aun así siguen, porque no quieren admitirlo, pero quieren lo mismo, quieren sentirse deseados, que los lean y alimentar su ego, y ahí estás, en medio de todo ese babeo digital, de todo ese porno de avatares, y tú tienes tu fama, como en los bares, la misma que te has creado en los bares, la misma que te has creado entre la gente que tiene la poca decencia de leerte, la misma fama que utilizas como filtro para quien solo te juzga por lo que hay en la superficie, para quedarte con quien se atreve a mirar, y por supuesto, no se asuste.

Pero también te cansas de la falsedad y de acariciar cuerpos con las yemas de los dedos en pantallas de móvil, vuelves a la nada, la preciosa y siempre hospitalaria nada.

Hasta que un día, de esa nada, alguien te presenta a ese otro alguien que marca el antes y después en tu vida, realmente especial, alguien que ocupa todo tu tiempo, que hace que mires más el móvil que los libros que mueren de envidia y asco en la estantería, porque ya le haces más caso a ella que a tus libros, un día, simplemente le escribes a esa persona como le podías haber escrito a otra, como le podías haber hablado a otra persona en un bar, pero ves algo en ella que te llama la atención y hablas con esa persona, y por supuesto que tu primer pensamiento es follartela, pero hay algo más detrás, porque un polvo nunca merece tanto esfuerzo, un día le escribes y ella, no sabes porque, aun sabiendo que no eres de fiar te responde y comenzáis a hablar, y al día siguiente vuelves a hablar con esa persona y cuando te das cuenta no existen los días en los que no compartas las fotos de lo que comes con ella, lo que haces en todo momento, miras el móvil cuando estás con tus amigos esperando su mensaje, sonríes al recibirlo, no existen los días de su ausencia, está contigo en todo momento, y ¿Por qué no voy a merecer yo ese amor? ¿Por qué si un día conozco a alguien que me hace sentir todos los colores no debo merecerlo por todo lo que he hecho atrás? Si ella saca lo mejor de mí, si ella hace que me vuelva a sentir puro, si yo le hago sentir única a ella, ¿Por qué no? Parece que si en la vida nos hemos equivocados, no merecemos nuestro trozo de triunfo, todos hemos sufrido, yo también he sufrido, a mí también me han engañado, a todos nos engañan, y puede que algunas personas nos hayamos equivocado no sabiéndolo llevar, pero si de algo estoy seguro es de que no me arrepiento, yo no me arrepiento de haber aprendido a sufrir, de disfrutar sufriendo, no me arrepiento de haber conocido la cara oculta y fea de la vida, no me arrepiento de mis defectos, de mis fallos del pasado, porque todo lo que me he jodido a mí mismo en mi vida, me ha hecho ser la persona que soy ahora, y cuando veo un gran amor amaneciendo en mis ojos lo se valorar mucho más y se cuidarlo porque yo se lo efímero que es todo, y eso hará que luche cada día por hacer que cuente, eso me hará vivir aceptando la vida, dándole la mano y diciéndole, eh, te respeto, respétame tu a mí, y ganarme su respeto, y el de ese amor, porque ella me eligió a mí, apostó por mí, y a vosotros sí, pero a ella no pienso decepcionarla.

Publicaciones relacionadas

Pablo Rompe

67 publicaciones

Infielmente vuestro.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz