Lo que siempre quisimos hacer

Lo que siempre quisimos hacer

Escrito por Beapalo el 9 junio, 2015

Beapalo

54 publicaciones

El mundo de las citas es muy amplio. A veces las comparo con una guerra a campo abierto. Cada cita es una batalla y cada uno de nosotros, un soldado. Los hay que van mejor equipados que otros. Unos acaban ganadores y otros, perdedores. Los ganadores acaban follando sin parar, mientras que los perdedores acaban con todo del revés, con su mundo destruido y empezando todo desde el principio una vez más.

Las citas son una disciplina digna de ser previamente entrenadas. Hay que relajarse y esperar que el amor venga. A veces la batalla es abandonada por alguno de los dos. A veces por los dos a la vez. Ése es el resultado de una cita desastrosa (como casi todas). Las citas son desastrosas, sí, y la búsqueda desagradable, tanto como pasear descalza entre capullos y gusanos. Así es la vida, podríamos estar pisando cabezas de príncipes y no darnos cuenta.

Espadas, dagas, arcos, armas de fuego, piedras, tortazos a mano abierta. Hay algo que nos mantiene en pie y no es el gusto al dolor. Cada caída duele menos que la anterior.

Yo qué sé. Creo que es verdad eso de que lo que no te mata te hace más fuerte.

Propongo que adelantemos acontecimientos. Sólo nos mira la pantalla del ordenador, no tenemos nada que perder, a la batería le importamos una mierda. Puede apagarse en cualquier momento. Adelantemos acontecimientos y liémosla parda. Hagamos lo que nos dé la gana, mandemos a la gente a pasear al campo, gritemos el “te quiero” que siempre quisimos gritar. ¡Hagámoslo! Tenemos la coartada perfecta.

Porque esto, sencillamente, es lo único que tenemos.

Publicaciones relacionadas

Beapalo

54 publicaciones

Ni escribo todo lo que me pasa, ni me pasa todo lo que escribo.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz