Café con leche es un poeta con derecho a compra

Café con leche es un poeta con derecho a compra

Escrito por Libertad Martin el 18 junio, 2015

Libertad Martin

5 publicaciones

Casi casero, café de polvos en máquina y leche de marca blanca. Azúcar a ojo y parte de atrás de una cuchara.

Caladas antes de probar el líquido color caramelo. No hay luz de velas, no huele a jazmín. Él no está.

Huele a cerrado, tengo un café amargo en la boca y una espuma dulce pegada a los labios. Mis uñas sangran pintura roja, una manicura perdida en el tiempo de fines de semana.

Café a ráfagas caliente, café a ráfagas helado.

Espuma dulce, garganta de roca, caladas acabadas.

Espuma dulce, azúcar caliente del fondo del vaso. Los últimos posos y pensamientos, los últimos sorbos en estos momentos.

Tinta con sabor a café.

Tinta con olor a café.

Tinta con color café.

Tinta de textura café.

Tinta en semillas café.

Café de tinta, gracias.

Alguno de mis poros retiene el sabor café y no lo soltará hasta que se lo lleve la corriente.

Pero…

Empecemos tranquilos, etéreos. Recuerdos inmersos entre dunas de pensamiento que quedaron eternos. Pasado le llaman, creo, y en él nos deshacemos, simples líneas quemándose en el cielo, tinta desgastada gritando en los ficheros. Fría porcelana humana, como he dicho, desgastada.

Sigamos suave, aún hay salida si nos queda el arte.

Hay notas cerca, y sé que siempre digo lo mismo, pero es la banda sonora de mi destino. Colores que se oyen, casi puedo olerlos. Caminos de gente buscando momentos, escrutándome atentos a mis movimientos. Camino entre ellos e intentan tocarme, pero están en mi mente y yo soy un cuerpo en campo de nadie. 

La vida de la rata, rata, rata.

Ácaros fingiendo cariño momentáneo, bacterias incólumes a mis engaños, olores de amoniaco perfumado.

El calor del cuaderno sobre las piernas sudando tintas café y las gafas ardiendo en las orejas.

Oyes que el perro duerme. Está tan tranquilo ahí en el sofá que se te ha olvidado que no eras su dueño. Él no es de nadie más que suyo.

Tú aquí, con el café en los ojos y la enfermedad en la nariz.

Ruidos desenfocados tras las paredes.

Anhelos de él.

Alquilo planes con derecho a compra, ¡escúchame!

Publicaciones relacionadas

Libertad Martin

5 publicaciones

Quizás sólo soy el canal, quizás sólo sea la pluma, quizás escribo porque sólo así conozco y reconozco.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz