A veces los sueños, sueños son

A veces los sueños, sueños son

Escrito por @Norte el 27 mayo, 2015

@Norte

1 publicaciones

Cuando de pequeña me preguntaban qué quería ser de mayor, yo respondía mirando al cielo y con alegría infaltil exclamaba: «Yo, astronauta».

Mientras que el sueño de otras niñas era ser modelo, princesa (siempre me dejó helada esa afirmación) u otras profesiones consideradas más propias del género femenino, yo anhelaba viajar más allá de la tierra que pisaba.

Aún hoy, cuando ese sueño se quedó sólo en eso, un sueño, sigo mirando con añoranza el cielo a través de mi telescopio amate y me pregunto qué maravillosos mundos habrá a millones y millones de kilómetros. Y me lamento por no haber nacido unos años más adelante para poder verlo.

En nuestra vida cotidiana, sólo miramos a nuestro “universo” más cercano. Permanente preocupados por lo que debemos tener, por lo que hay que aparentar y por lo que opinarán de nuestras vidas personas que ni siquiera nos importan.

Debemos darnos cuenta de una vez que todo eso que acumulamos y que no nos hace felices es una nimiedad al lado de la inmensidad del cosmos.

Mira más al cielo, si puede ser en una zona poco habitada para que las luces no te impidan ver esos puntos de colores titilantes que son los planetas vecinos. Piensa que cada átomo de tu sangre alguna vez perteneció a un astro que murió. Y después mira de nuevo. Y dime si lo ves todo con nuevos ojos.

Yo tuve un sueño, quería ser astronauta. Quien sabe, quizá en otra vida.
Nebulosa El Ojo de Dios

Publicaciones relacionadas

@Norte

1 publicaciones

Entre la realidad y la ficción.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz