Relato 7

Relato 7

Escrito por hitoito el 19 enero, 2015

hitoito

21 publicaciones

Buenas noches:

Me llamo Rita y no tengo corazón.

Sí, lo dije bien; no tengo corazón.

¿Por qué he llegado a esa conclusión? Porque todo el mundo me lo dice cada vez que les hago daño, así que… debe de ser verdad.

Otros me dicen (sobre todo mis exnovios): «cómprate un corazón nuevo». ¡Como si eso lo vendieran en tiendas!
 No sé si hacerles caso, pero la verdad es que una poquita de razón no les falta. Sin embargo, no voy a ir a una tienda a buscar un corazón nuevo, sería algo estúpida si lo hiciera.

Con corazón o sin él, creo que se puede vivir mucho tiempo, al menos en mi caso. Pero, ¿y amar…? ¿Se puede amar sin corazón? ¿Se puede sentir amor sin esa bomba maravillosa? ¿Se puede una estremecer sin el músculo del amor? Creo que no, al menos, ése es mi caso, de nuevo.

Soy una mujer bastante fría y cerebral. En lugar de amar con el corazón, lo hago con el cerebro, porque, claro, corazón no tengo.

Apunto todos los datos de mis “víctimas”. Yo llamo así a mis novios, porque los pobrecitos no saben dónde se meten. Y, de saberlo, saldrían corriendo sin coger ni siquiera su ropa interior.

La verdad, esto de ser una tía sin sentimientos ni sensibilidad, ni un ápice de ternura, no es para todos los públicos. Aunque si lo miramos y analizamos fríamente, vale la pena por las risas que después comparto con mis amigas mientras tomamos un capuccino.

No soy la típica buscona ni la típica pavitonta que espera en la barra a que algún soplagaitas se le acerque. Yo escojo, y cuando digo “escojo”, digo “selecciono” a mis víctimas. Sí, soy una psicópata del amor. Y no, no estoy loca, sólo un poco zumbada.

A pesar de ser mis víctimas, los tíos se divierten (bueno, por decirlo de algún modo), aunque lo cierto es que es sólo sexo salvaje y sin una gota de amor, caricias, susurros y todas esas cosas que hacen del sexo algo bonito e inolvidable. Yo sólo busco orgasmos. Tampoco pido demasiado.

Tengo una buena colección de hombres —y no tan hombres— que no quieren ni verme en fotografía, porque en pintura queda tan del siglo pasado…
Sus nuevas novias se llevan a tipos tan usados y rotos que, cuando vayan a repararlos con la garantía, simplemente les dirán que los tiren y se compren unos nuevos.

Bueno…
Volviendo al principio…

No tengo corazón. Así que va siendo hora de buscar uno, literalmente.

Sí, he cambiado de profesión. He pasado de ser una psicópata del amor a ser una psicópata pero de las de verdad. No de ésas que ven la sangre y se tapan los ojos.

Y bien, ahora mis víctimas no son hombres, no. Ahora mis víctimas son mujeres de veintipocos, con un buen cuerpo, que se cuidan, que van al gimnasio. Porque lo que busco al fin y al cabo es un corazón, uno para mí. Uno sano que dure muchos asaltos. Que ame y se deje amar.

¿Para qué?

Para que no me digan más que no lo tengo. Así cada vez que me lo recuerden, les enseñaré mi cicatriz.

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

hitoito

21 publicaciones

Soy el que escribe en la sombra. El sombrío ser que derrama la tinta sobre el papel mientras todos y todas dormís. El que se oculta tras las palabras con el objetivo de desaparecer con ellas. La vaga y lejana música que suena desde un piano desvencijado por el paso de los años. El encanto de un libro polvoriento que descansa abandonado en algún recóndito estante de una biblioteca desolada.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz