Relato 3

Relato 3

Escrito por hitoito el 9 diciembre, 2014

hitoito

21 publicaciones

—Perdona, ¿se puede? Bueno, parece que sí; «el que calla, otorga», o eso dicen je, je, je… ¿No hablas? ¿Eres muda? Bueno, yo tampoco soy muy hablador, aunque, con una chica tan bonita como tú, me suelto. Tampoco hace falta que me cuentes tu vida.

—¡Largo de aquí, imbécil!

—Bien, como veo que no hablas, te contaré mi historia, o no… mejor pasamos de historias y nos enrollamos, pero… te contaré un secreto: soy virgen.

—¡¿Y a mí qué coño me importa?!

—No te ríes y eso es un alivio para mí. ¿Lo hacemos aquí? ¿O mejor vamos a mi casa?

—¡Fóllate a un pez!

—Bueno, aquí es un poco… no sé, ¿raro? Hay demasiada gente, y con todo este silencio. Lo podemos hacer con música y en mi casa. Je, je, je… Tengo todos los discos de Barry White.

—Odio a Barry White. ¡Te puedes meter los discos por el culo!

—Supongo que tú eres más de otro tipo de música, pero es una música tan sensual… Esa voz tan grave y varonil que tiene Barry. Uf… me pone cachondo.

—Pues fóllatelo…

—Sí, ya sé que no tienes ganas de hablar, y que te pareceré un tanto pesado, quizá el más insistente del mundo, puro plomo. Sí, tienes razón, lo soy.

—¿Plomo? Yo estaba pensando en algo aún más pesado.

—Bueno. ¿Y si nos vamos de aquí? Hace rato que acabé de trabajar y, cuando ya me iba a ir para casa, me encontré contigo, y realmente ha sido un muy buen encuentro. Estarás de acuerdo conmigo, ¿verdad?

—Yo no hubiese querido encontrarme contigo, aun si fueses el último tío sobre la Tierra.

—Sigues sin decir nada y así es imposible comunicarse. Me gustan calladas, pero esto es demasiado para mí. La verdad, no sé por qué estoy matando mi tiempo con alguien tan vacío como tú.

—Porque estás enfermo, ¡jodido tarado!

—Sí, estás vacía, eres fría y no me esperaba que fueras tan y tan reservada. Si no fuera porque tienes un gran atractivo y que todo ha sido pura atracción física…

—Será la tuya, porque yo no me siento atraída por ti.

—Te echo la bronca y te da lo mismo. ¡Esto es increíble! Di algo, mujer…

—Ojalá pudiera… darte una patada en los cojones y ponértelos por corbata.

—Pues nada. Te cogeré y te sacaré de este sitio tan estremecedor y te llevaré a mi casa. Parece que has muerto hace poco y tu cuerpo todavía está caliente. No puedes negarte; ni gritar; ni quejarte. Eres la mujer perfecta. Perfecta para mí.

—Sigue soñando, follafiambres.

Publicaciones relacionadas

hitoito

21 publicaciones

Soy el que escribe en la sombra. El sombrío ser que derrama la tinta sobre el papel mientras todos y todas dormís. El que se oculta tras las palabras con el objetivo de desaparecer con ellas. La vaga y lejana música que suena desde un piano desvencijado por el paso de los años. El encanto de un libro polvoriento que descansa abandonado en algún recóndito estante de una biblioteca desolada.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz