A veces aprendemos de los errores

A veces aprendemos de los errores

Escrito por poeta nocturno el 28 diciembre, 2014

poeta nocturno

24 publicaciones

Salí al  balcón

para ver cómo se alejaba,

a paso lento y cabizbajo…

ella no quería irse

y yo no quería que se fuera

pero el orgullo

se nos clavó

como una bala oxidada

y no supimos anteponer

el amor

a los principios

ni a los finales tristes

que pudimos evitar.

 

Todo volvió a su sitio

las lágrimas a los ojos

las caricias a las manos

la distancia a los pies

y me quedé así durante meses

encerrado en casa

solo

echándola de menos

arrepintiéndome

repitiendo la discusión

en mi cabeza

una y otra vez

como un cine

con una sola película

y si no le hubiese dicho eso

y si le hubiese dicho lo otro

¿cómo pude ser tan idiota?

y lo peor

no es la primera vez

quizá tengo el destino

o el corazón defectuoso.

 

Con el tiempo

pasó el invierno

la calle volvió

a ser transitable

conocí a otra

y las lágrimas se fueron de los ojos

y las caricias querían salir de mis manos

desnudarla y tirar la ropa encima del pasado

y mis pies caminaban a su encuentro

y mis labios les seguían

ella era el rumbo preferido de mi cuerpo

así encontré de nuevo el norte

y me entregué a él

hasta llegar al Polo

los dos desnudos con tanto frío

y volvía a ser el fin del mundo.

 

Salí al  balcón

para ver cómo se alejaba,

a paso lento y cabizbajo…

pero ésta vez no

no volvería a pasar

bajé las escaleras

y corrí hasta llegar a ella

cambié el destino

y me alegro

aquella noche follamos

y fue mejor

que todo mi orgullo junto

 

 

Publicaciones relacionadas

poeta nocturno

24 publicaciones

Vivo en una noche eterna, como un gato, esperando en el tejado a que amanezca. Si queréis compartir insomnios suelo estar en @poetanocturno17

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz