Introvertidamente suya

Introvertidamente suya

Escrito por Rebeka V. el 24 noviembre, 2014

Rebeka V.

40 publicaciones

Hace tiempo que me perdí en tu sonrisa,
que me olvidé de quién era yo misma,

que salté al vacío en picado cuando
tus labios eran el abismo que le
faltaba a mis días.

Hace tiempo que voy tirándome sin
paracaídas, que la adrenalina es la
parte de la manzana prohibida,

que me comí sin saberlo, me acostumbré
a morir cada noche cuando la luna
me miraba y me soplaba los versos

que tenía pendientes para mí.

Le vendí mi amor a las camas
que se acostaban con mis sueños,
le di mi piel al latido de un

teléfono que nunca sonó, me alcanzó
el miedo y corrió delante de mí,
me posicioné en la tinta que derramaba

un corazón de papel, porque era sólo
poesía sucia, barata y sin sentido en
lo que un día me convertí.

Es de noche, la luna nunca me deja sola,
pierde la cabeza y yo bailo para ella,
me recuerda que aunque el sol

aparezca ella nunca se va, se queda impresa
en el cielo reconstruyendo una nueva historia
que darme.

Enamorándome una y otra vez, porque sí,
porque la luna es la mejor amante que
podrás tener.

No me olvidé de mí, de quién era, de quién soy,
alguien fuerte, que llora, soy valiente
a deshoras.

Una borrosa paloma sin orientación,
el terremoto que acabó con Roma y
con el gladiador.

La pasión que encubría al amor,
el traje de saliva que al final
acabé por beberme yo.

Me adentré en el bar del sístole y
le pedí un trago al diástole,
me embriagué de tu sabor.

Sonreí sin motivos, sin razón,
juré amor eterno que en un
segundo se esfumó

Le pedí un deseo a tus pestañas
y desde entonces uso la imaginación

porque los sueños son pistolas
que disparan realidades a traición.

Me pedías la luna y
la dejaste sola, saboreando su
locura y aun así querías conquistar

mi cielo, y no te dabas cuenta
de que tenías los ojos demasiado
entornados para poder ver
todo el mundo que llevas dentro.

Me pedías volar más allá de este planeta
y se me pasó comentarte que no necesitas alas,
que tú ya vuelas en mis poemas e incluso

planeas por debajo de mis bragas.

Es de noche, me sigues robando el sueño,
será por tus ojos color café, será la
adrenalina de tu boca, será el éxtasis

que de tu trasero esnifé, ahora haz
conmigo lo que quieran tus ojos,
que ya me acostumbré a la caída,

que guardo mil pecados bajo llave, que cuando
mis muros se vienen abajo yo me siento
a contemplar su maravilloso caos.

Hazle el amor con toda tu guerra, yo seré
bala perdida, espada en tu lomo, sal en
la herida.

Sigue borrando recuerdos como si nada,
que mientras yo alimentaré mi poesía
con esta historia inacabada.

Publicaciones relacionadas

Rebeka V.

40 publicaciones

Escritora y soñadora en mis ratos libres.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz