Parecías lluvia

Parecías lluvia

Escrito por triclinio el 13 octubre, 2014

triclinio

3 publicaciones

Parecías lluvia aquella tarde.

Eras tan frágil como una gota de agua que ve el suelo donde va a morir, oculta entre un millón de gotas, siguiendo tu camino para desembocar en algún charco, o tener suerte y acabar a escasos metros del mar. Pero tú sólo querías tocar suelo frío, alejarte, caer entre las finas hojas de una rosa y fenecer en la punta de uno de los pétalos aún de color rosáceo. De la misma manera, aquella tarde yacías entre mis brazos, estabas igual de desnuda que la lluvia, indefensa y solitaria. Pensé que al mínimo roce de mis dedos contra tus pechos te rompería en mil pedazos y te perdería entre cenizas que volarían por el cielo nublado. Tuve miedo de que tu cuerpo estuviera demasiado frío y húmedo, que el gélido viento penetrara en tu garganta y helara tus músculos.

Eras la tormenta en mi habitación y la lluvia en mi cama; desatabas la furia de tornados enviados por Poseidón, pero en cuanto te veías sola en el mundo, sola como aquella gota de agua en el pétalo, te volvías vulnerable y delicada como Afrodita.

Vi la necesidad de protegerte entre aquellas sábanas que tapaban tu piel de mariposa, guardarte en un tarro y sentir que sólo serías mía. Por las noches te liberaría y velaría por ti. El sólo mirar tus manos tapando tu rostro durmiente originaba en mí la promesa de ser el suelo en donde te abatieras.

 

Publicaciones relacionadas

triclinio

3 publicaciones

Atenea montaría la de Troya por mi Elena.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz