La evolución del homo “sabio”

La evolución del homo “sabio”

Escrito por Beapalo el 12 octubre, 2014

Beapalo

54 publicaciones

Nos hacemos llamar “humanos sabios”, mientras que a nuestros antepasados prehistóricos, por el contrario, les llamamos brutos, guarros, bestias y cualquier cosa menos humanos por vivir acordes y en armonía con lo que nosotros hoy estamos matando: la naturaleza.

El solo hecho de llamarnos a nosotros mismos homo sapiens sapiens, es decir, hombre muy sabio, resulta un tanto prepotente. Muchos estudiosos creen que hemos llegado al grado máximo de evolución y que difícilmente vamos a ser más inteligentes de lo que ya somos. De hecho, seremos más tontos, o necios.

Dentro de miles de años, el Facebook y nuestros selfies serán la herencia de los polícromos de Altamira, la cirugía estética será la belleza natural, y nuestro cerebro será tan pequeño como el de una hormiga, las que, según mis cálculos, para aquellos tiempos se habrán extinguido como cualquier mamífero, ave, reptil, anfibio y pez “normal”. Sólo habrá insectos que se alimentarán de nuestra piel del color de las amapolas dos días después de morir. Nuestros pulmones habrán evolucionado tanto que el humo del ambiente no nos matará, nos alimentará. Habrá mosquitos con tres cabezas y peces con cuatro piernas y ya no vivirán en los ríos, porque no habrá. Se adaptarán a vivir en la mugre que quedó en el mar, entre barcos hundidos, redes, petróleo y compresas. No habrá agua limpia para vivir. Nos lavaremos con toallas de algodón inglés, pelo de chinchilla y colonia cara. Calmaremos nuestra sed con colacola y comeremos bolsas de plástico enlatadas.

Pero por suerte yo ya no estaré aquí, por suerte ya me habré ido. Así que feliz evolución, homo “sabio”.

Publicaciones relacionadas

Beapalo

54 publicaciones

Ni escribo todo lo que me pasa, ni me pasa todo lo que escribo.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz