ArtglOH! – Con el mando en las manos

ArtglOH! – Con el mando en las manos

Escrito por Gloria Montenegro el 8 octubre, 2014

Gloria Montenegro

56 publicaciones

ようこそ una semana más a ArtglOH!

Esta semana, queridos lectores, vamos a hablar de un arte que aún no es considerado como tal: los videojuegos. Éstos forman parte de nuestra cultura popular, se juegan en todo el mundo y, a lo largo de su historia, han ido evolucionando de manera exponencial hasta convertirse en una de las industrias culturales con más rendimiento económico de los últimos años, equiparándose al cine, por ejemplo.

Para poder hablar de este tema he acudido al asesoramiento de un harwiniano en especial. Nada más y nada menos que el señor Dianogos, quien me ha concedido su tiempo para charlar un rato sobre los videojuegos y ofrecerme su punto de vista sobre ese universo de entretenimiento.

Empecemos por una pregunta básica pero con fundamento: ¿por qué te gustan los videojuegos?

Supongo que soy de la generación que se vio inversa en el mundo del videojuego desde el minuto cero. Desde muy pequeño los he tenido cerca de mí y llevo prácticamente toda la vida jugando. Me gustan porque forman parte de mi vida, he vivido experiencias de todo tipo (tanto compartidas como individuales) y me han aportado ratos de satisfacción… y también de frustración (maldito Alex Kidd).

Este mundo ha ido cambiado con el paso de los años, ¿ha evolucionado también tu forma de jugar a videojuegos con el paso del tiempo?

Piensa que todos hemos evolucionado con el videojuego a lo largo de los años. Al comienzo los juegos eran de 8 bits, píxeles casi irreconocibles que para nosotros suponían un ejercicio de imaginación; nada que ver con los gráficos hiperrealista actuales… ¡y del 3D ni hablemos!

Pasé primero una etapa de consola, recuerdo mi primera Atari 7800 o mi Master System con juegos dificilísimos de gráficos ahora obsoletos pero con una jugabilidad que te hacía estar horas delante del televisor; luego, con la adolescencia, seguí utilizando la videoconsola pero empezó a atraerme muchísimo el ordenador por los juegos que estaban pensados para éste y no se podían disfrutar de la misma forma, como las aventuras gráficas o los juegos de estrategia. Nunca dejé de jugar a la consola pero el uso del ratón y el teclado amplió el abanico de formas de juego y eso me llevó a probarlas todas. A día de hoy compagino ambas opciones.

¿Cuál prefieres?

Depende. Por ejemplo, como ya he dicho, para los juegos de estrategia me decanto por el ordenador y, casi para todo lo demás, escojo la consola.

¿Cuál es tu juego favorito?

Es difícil, pero si tuviera que elegir sólo uno o una saga sería Metal Gear Solid. Imagínate: una telenovela con amoríos, hijos secretos, personajes que aparecen tras años de ausencia, traiciones y desencuentros, ambientada en una historia antibelicista protagonizada por soldados y en la que el sigilo se premia… ¿Se puede pedir más?

Ya que apuestas más por la consola a la hora de jugar, ¿cuáles has utilizado y cuál prefieres?

A lo largo de mi vida he utilizado prácticamente todas las consolas de uso comercial y además muchas de las recreativas que se podían jugar en los salones. A día de hoy sigo estancado en la penúltima generación (aún no di el paso hacia la PlayStation 4 o XboxONE) y, actualmente, a la que más juego es a PlayStation 3.

¿Qué nos puedes decir a los que no estamos tan enterados de este mundo?

Que no sabéis lo que os perdéis. (risas)

¿Qué opinas sobre los eventos como E3 o TSG (TOKIO GAME SHOW)? 

Me parecen exactamente igual que cualquier gala de premios de otro arte, una pantomima. Tuvieron su fuerza y su auge hace años pero a día de hoy sólo sirven para desanimar a los verdaderos jugadores. Aun así, soy de los que madrugo o no me acuesto para ver los detalles de estas malditas ferias.

Y, por último, ¿crees que los videojuegos deben ser considerados como un arte?

Sí. El videojuego debe ser considerado un arte más porque tiene vida propia, es un medio de expresión del artista y tiene unas características intrínsecas únicas, que beben de otras artes como pueden ser la música, el cine, la fotografía o incluso la escultura. Pero cuenta con un factor que lo diferencia de todos: la inclusión del espectador como actor y desarrollador del objeto artístico. La obra se hace interactiva y es gracias no sólo a la intervención del artista/creador sino también del espectador/jugador.

 

Ya lo habéis leído, queridos lectores. Ya seáis de disfrutar a la antigua con Mario y Luigi en una Game Boy o de estar durante horas jugando a World of Warcraft en vuestros ordenadores, hay algo que no se puede negar: el universo de los videojuegos ha hecho su marca en nuestras vidas, sea en mayor o menor medida, en un formato o en otro, pero está ahí, y apuesto a que se hará más notable aún a lo largo de los años, completando nuestra cultura popular de una manera más que notoria.

Y, por último, una servidora os pregunta: ¿por qué, en los juegos de Pokémon, Ash Ketchum no puede saltar los setos? ¿Qué clase de problema articular le impide saltarlos? ¡Si son sólo setos!

Más temas de interés, entrevistas locas y curiosidades culturales, la próxima semana, como siempre, en ArtglOH! 

また近いうちに

Publicaciones relacionadas

Gloria Montenegro

56 publicaciones

La cultura, si no la defendemos nosotros, no se defiende por sí sola. "Una lengua es más que una obra de arte; es matriz inagotable de obras de arte" Castelao

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz