Sin palabras

Sin palabras

Escrito por Rebeka V. el 24 septiembre, 2014

Rebeka V.

40 publicaciones

Me inspiras, así, sin palabras.
Respiras, así, sin aliento.
En estos años los daños son como cristales rotos que van pinchando mis pasos.
Y yo… recurro al salvavidas de las vocales en un folio en blanco.

Te conozco por fuera, y reconozco que por dentro estás a oscuras.
Que no ves la luz que hace brillar las cositas esas que te dan la vida.
Me voy caminando sobre mis pasos cuando ando perdida, voy llegando al mismo espacio de mi planeta entre comillas.
Me siento sobre el taburete que sujeta las mentiras, me meto un gramo de pecados para colocarme de caricias.

Adoro cuando callas porque ausente hablan las miradas, analizo todo lo que veo buscándole el truco a tu magia.
Soy imperfecta humana que vive soñando como una loca. Y, como estoy loca, por mi cabeza desquiciada me bebo un trago de tu boca.
Cuando te veo, te juro que se me hace un nudo en las entrañas y es cuando grito a gemidos que desnudes todo esto que me daña.
Me cuesta ser palabra, pero las letras están en continua guerra conmigo. Yo, con torpeza, descuido los mensajes subliminales que me dictan mis latidos.

A veces me ahogo en vida, me cuesta respirar, inhalo todo esto que yo escribo que es lo que a mí me hace naufragar, por este mar de la vida donde todos andamos perdidos, con el arma y de rodillas pidiendo revancha y levantando cabeza.
Que no sabemos luchar, pero estamos preparados para la guerra, y la mente es fiel compañera de demonios que te enredan en esa tela de araña que atrapa cuanto más quieres escapar, que te faltan agallas y te mueres de sed y vuelves a sentirte mosca atrapada por su red.
Pero aquí estamos para ser valientes, que de cobardes está el mundo lleno; aquí estamos para enseñar los dientes aunque nos los revienten contra el suelo.
Aquí estoy yo sonriendo como siempre aunque este llena de heridas, aquí sigo como una flor rara enseñando las espinas.

Llevo noche en mis costillas y lagrimales a punto de ahogarse en sí mismos.
Llevo el sol de mediodía hecho eclipse para que no te ciegues conmigo.
Busco una mano que entrelazar las tardes de domingos vencidos.
Una caricia con ganas de palpar y de tu mundo ser el ombligo.

Busco trenes que pasen, descarrilen y me griten: ¡pasa de largo conmigo!
Busco poesía y conocerme más porque este es el mejor método para los que andamos perdidos.
Llevo a cuestas toda esta mierda hecha desastre y métrica.
Una boca la cual besar, y que mi lengua rompa tus esquemas.

Tengo un cerebro atascado en veintisiete primaveras.
Una flor que va perdiendo el olor si no tiene quien la huela.
Estoy parada entre tu norte y todo el sur de mis caderas.
No aguanto a la soledad, pero siempre dejo que me quiera.

Publicaciones relacionadas

Rebeka V.

40 publicaciones

Escritora y soñadora en mis ratos libres.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz