No es por tus besos, es por lo mios

No es por tus besos, es por lo mios

Escrito por Marina DePablo el 15 abril, 2014

Marina DePablo

34 publicaciones

¡No es por tus besos, es por los míos!

Ésas fueron sus últimas palabras. Su peculiar y profunda relación de dos, se acabó.
No le dio tiempo al reproche, ni a su turno de ruegos y preguntas. Ella sola, con sus palabras, con su boca y con sus labios dijo la última palabra de una relación que anduvo en el tiempo, más bien que mal, según ella y que, para él, para sus adentros, rozaba lo que era su mejor relación.
Y allí estaba él, sentado en el banco donde tantas veces besó, mordió, acarició, rozó y gozó de unos labios que hasta hace unos segundos eran suyos.
No pudo más que recostarse en el banco de madera, de aquel parque que dio alas a sus sonrisas y a las risas, a las conversaciones lentas y a las respiraciones aceleradas y llenas de pasión.
Su cuerpo no respondía, su mente no reaccionaba, su corazón casi no latía.
Sus ojos entornados querían recordar tantas caricias que le tembló hasta el último músculo del cuerpo.
No había lágrimas, no le salían, no se lo podía creer, era un mal sueño, una jodida pesadilla. Pero su perfecta unión había acabado con «¡no es por tus besos, es por los míos!»

Publicaciones relacionadas

Marina DePablo

34 publicaciones

Soy un párrafo por escribir

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz