Reflexiones sobre el arte y los museos

Reflexiones sobre el arte y los museos

Escrito por Harwin el 9 febrero, 2014

Harwin

33 publicaciones

Quisiera empezar con la pregunta que todos estáis esperando y se que no es precisamente para responder lo que creéis o pensáis sobre el tema sino para hacer el ya manido comentario que inmediatamente se os vendrá a la cabeza. ¿Qué es el arte?
 
Según la RAE el arte, en una de sus acepciones es la manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
 
Lo lingüístico y sonoro podemos deducirlo fácilmente debido a su concreción pero, ¿qué hay de lo plástico? Si volvemos a la RAE empezamos a tener serias dudas de que en esta Academia sepan concretar la pregunta que nos hacíamos antes, puesto que para ellos, plástico es algo relativo a la plástica capaz de ser moldeado.
 
¿Qué ocurre con los videojuegos, las performances o el videoarte? ¿Acaso no son arte? Nos quedamos con el término plástico o moldeable porque en definitiva queremos que así sea. Ya lo dijo Duchamps, “contra toda opinión, no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros.” A lo que nosotros añadimos: o cualquier expresión artística. Sois vosotros o nosotros, los que debemos considerar que creemos qué es o no arte.
 
Por lo tanto, dejamos las definiciones para quien las necesite puesto que lo que nos interesa es sentir y percibir, comulgar o no con las diferentes obras sean del tipo que sean y pensar en el mensaje. Necesitamos el arte porque de el esperamos la generación de un espíritu crítico que nos haga más completos como personas y por lo tanto necesitamos espacios que alberguen el arte y que lo promuevan.
 
Existen sitios, lugares que en otro tiempo quisieron ser templos del saber y aun permanecen sacralizados a la vista del profano y que han cumplido esa función de mejor o peor manera; nos referimos a los museos, sean del tipo que sean.
 
Ya estés en el Prado o en el museo de la Naranja, cada vez que entramos a uno sentimos la necesidad de estar en silencio, de no tocar, de simplemente mirar y realizar una ruta impuesta, en definitiva, de pasar el trámite tal y como nos enseñaron la primera vez que fuimos a uno de estos lugares para el saber.
 
Y no debería de ser así, no estamos de acuerdo con este punto de vista decimonónico que aun permanece entre la población. Creemos que el museo, sea cual sea ha de ser un espacio abierto a todo y a todos, con recursos que ayuden a entender el porqué del museo y sobre todo y lo más importante, que hagan partícipes a los visitantes, los de dentro y los de fuera.
 
Podríamos hablar del sentimiento de apropiación, de la cultura del museo y de arte(s) hasta el fin de los días; pero preferimos dejarlo aquí, habiendo tirado una primera piedra hacia la ventana más alta, dejando la definición de arte para otros y pidiendo espacios públicos y abiertos DE VERDAD a toda la Humanidad.
 
Porque necesitamos expresarnos y conocer como se han expresado otros para continuar el camino. Porque sin el arte, nos moriríamos, no de frío sino de ignorancia.

Publicaciones relacionadas

Harwin

33 publicaciones

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz