5 minutos más

5 minutos más

Escrito por Gloria Montenegro el 22 febrero, 2014

Gloria Montenegro

56 publicaciones

¿Tanto cuesta pedir? ¿De verdad tengo que pedírtelo?
Acaso no eres consciente de lo que ven tus ojos, de cómo los míos se enrojecen al pensar en todo aquello que no debería pensar.
El silencio de tus palabras consigue perturbar mi alma, confunde mi mente y agita mi día a día. Mi fiel amiga Soledad me aconseja, como siempre, a que lo deje pasar, que no piense en eso; al fin y al cabo: ¿quién eres? ¿Qué es esto? ¿Cómo va a terminar? Con el mismo resultado de siempre (me dice) “conmigo de única compañía”.
Es verdad, es ella quien siempre está ahí, quien no me abandona nunca, por mucho que los demás quieran que desaparezca de mi vida. Pero lo admito, en cierto grado, me gusta tenerla de compañía: no me traiciona, siempre me suele dar buenos consejos, me ahorra penas y amarguras (aunque también me las crea) y nunca se equivoca con la gente; ella siempre sabe que los demás terminarán por dejarme a su amparo: al amparo de Soledad.
¿En serio no te das cuenta de que estoy ahí? A 450 km de ti, de tu piel, de tu mirada, de esa sonrisa estúpida y contagiosa que consigue responderme a la más compleja pregunta que jamás he realizado.
Eres un ser extraño, ambiguo, retraído en sí mismo. No hablas, no expresas, ni compartes y sin embargo ahí estás y no. ¿Qué se supone que debo pensar? Mi mente no quiere pensar; mi corazón no deja de hacerlo y mi alma sabe que lo necesito.

La mera idea de no tenerte comienza a doler y no debería, me prometí a mí misma que no iba a pasar; me quise convencer que esta vez sería distinto. Ilusa de mí. Y sin proponérmelo aquí estoy, pensando en lo que no debería pensar, sintiendo lo que jamás quise sentir. Lo peor de todo: es que parece que tú ni siquiera te esfuerzas porque yo lo sienta; creo que en realidad es lo que estás intentando evitar.
¿Y es esto a lo que debo atenerme? ¿A caer sin control, sin cuerda de seguridad o paracaídas alguno? ¿A que me estampe cuando por fin mis pies vayan a tocar suelo y deje de flotar en esta estúpida nube que me mantiene lejos de la realidad?
¿Acaso es tanto pedir?
No quiero pedirlo, no lo deseo, pero lo necesito:
¿Cinco minutos más? 

 

                                                                                                   

Publicaciones relacionadas

Gloria Montenegro

56 publicaciones

La cultura, si no la defendemos nosotros, no se defiende por sí sola. "Una lengua es más que una obra de arte; es matriz inagotable de obras de arte" Castelao

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz