Apatía

Apatía

Escrito por VictoriaB el 20 enero, 2014

VictoriaB

40 publicaciones

Se ha caído de la cama. Bécquer, digo, se nos ha caído de la cama. Y yo que me empeñé en dejarlo aquí para que esta noche fuera menos sucia y se nos ha caído de la cama. No, no lo recojas, ya es tarde, ahora se habrá enfadado. Yo también estoy enfadada, pero, qué coño, mejor me encaramo sobre ti. 

No tenías una silueta perfecta aunque nunca dejaba de escuchar por ahí lo buena que estabas, pero me gustaba así, me gustaba.
Tenías unos labios preciosos pero no era así tu voz, no, no se correspondía con tus labios, pero en ocasiones me gustaba, me gustaba.
No escribías tan bien como para admirarte, pero me escribías a mí, y eso me gustaba, me gustaba.
Tenías obsesión por mi cintura, y aún hoy me la busco y no la encuentro.
Había momentos en los que yo sabía por tu mirada que no querías hablar, y yo hablaba y hablaba en vez de besar, sé que era un tormento, no me arrepiento.
Yo sabía que tenía la razón y que sería algo pasajero, no, no me lo disfraces más, no ahora que sabemos lo que hacemos y que lo hacemos cada una por su lado.
Tu olor era como en todas las personas, cada uno tiene el suyo, pero no, no me embriagaba. 
Y aun siendo así, te celé tantas veces… Eras lo único que tenía para celar, al fin y al cabo.
Fue tan cinematográfico, pero aun así tus gustos y aficiones no se me han quedado tanto en la memoria como tú y yo esperábamos, y ni siquiera recuerdo si eras cinéfila, pero creo que sí. 
Y creo que creí que te quería, creo que en algún momento de enajenación de la mente creí quererte y eso me perturba y muerde.
Te olvidé con la facilidad con la que se olvidan a las personas que una no quiere, eso sí lo hice bien.
No te gustó que me cortara el pelo y aún hoy eso me hace bastante gracia, siempre nos retrataban tus espejos, retrataban nuestros cuerpos, bórralos o nos pillarán.
Lo raro, amiga mía, fue que no lo hicieran aquellos días en que solo queríamos vernos y que hablábamos comiéndonos con las palabras y estos ojos enfermos, pero no, no se dieron cuenta de lo nuestro.
¿Y te acuerdas cuando nos escondíamos en las callejuelas estrechas? Por ahí te me colaste, por las callejuelas estrechas de mi mente…
No te escribo esto porque te esté pensando, pero en fin, construimos en poco tiempo una historia y no deberíamos ser tan egoístas de guardárnosla para nosotras, ¿o no? 
Dicho esto, cerramos el archivo, y hasta siempre, criminóloga.

Publicaciones relacionadas

VictoriaB

40 publicaciones

Your line is a circle.

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz