Extremoduro: Para todos los públicos

Extremoduro: Para todos los públicos

Escrito por Aitor Traver el 13 noviembre, 2013

Aitor Traver

7 publicaciones

El simple hecho de que Roberto Iniesta y los suyos publiquen una nueva colección de nuevas canciones es siempre motivo de alegría. Lo es más todavía para alguien como yo, que cierto día de 1996 escuchó por primera vez Extremayudura y desde entonces no paró de seguirles. Gracias a esto les descubrí, no sólo a ellos, sino también a un estilo de música diferente que se presentaba ante mí pervirtiendo mis inocentes oídos. Por este motivo es un honor para mí comentaros mis impresiones tras escuchar este nuevo trabajo que ellos han titulado Para todos los públicos.
Quisiera aclarar un aspecto antes de continuar. No soy un crítico musical, ni pretendo serlo. Sólo pretendo dar mi humilde opinión acerca de este disco y siempre desde el respeto. Sé bien el trabajo que supone la composición, la grabación, etc. y no soy quién para tirar por tierra el esfuerzo de los demás.

El disco comienza lento y orquestado con Locura transitoria, haciendo que esperes algo en la línea de Material defectuoso, el cual no cumplió con mis expectativas. Sin embargo, al escucharlo me vienen a la mente canciones como Golfa o Dulce introducción al caos. Su letra, con un lenguaje a medias entre la poesía y la jerga callejera (como suele escribir el Robe). Entre interiores parece explorar el mundo interior. Ésta sí suena un poco más a los primeros trabajos de la banda. Es un medio tiempo pesado cagado de melodía y solos tremendos de Iñaki Uoho. La tercera pista, ¡Qué borde era mi valle!, sube la intensidad, la velocidad y la distorsión. Ésta era la canción que se escogió como single del disco y es una opción muy acertada en mi humilde opinión. Poema sobrecogido es una canción mixtilínea a caballo entre el Rock & Roll a lo Deep Purple o Rainbow y las tesituras flamencas que caracterizan el Rock Andaluz.
 

En este disco también hay espacio a la continuación de bromas de anteriores discos. Mama (que no mamá) continúa con un riff pegadizo y un estribillo que no podrás dejar de cantar después de escucharla. Continuando, he de decir que la primera vez que escuché el comienzo de Mi voluntad me vino a la mente el inicio de Resistiré de Barón Rojo, aunque sólo es eso: un parecido casual que trae los mejores presagios. Es el tema más veloz del disco y que perfectamente podría haber formado parte del Deltoya. Pequeño Rock and Roll endémico vuelve a las líneas más melódicas, con una base rockera a medio tiempo. Se pueden escuchar los arreglos de Iñaki, que se siente cómodo en este tipo de temas que, salvando las distancias, recuerdan a los tiempos de Platero y tú. El disco lo cierra El camino de las utopías. Un tema largo con altibajos de intensidad, pero de gran calidad musical y lírica.
Para todos los públicos es una colección de nueve canciones que llevan impresas el sello de Extremoduro con todo lo que ello implica. Tras escucharlo, me he vuelto a sentir como aquél adolescente con acné que descubría un nuevo universo musical. Roberto Iniesta se caracteriza por no publicar discos si no está convencido de la calidad de las canciones que estarán incluidas en éstos. Siendo así, merece la pena esperar unos pocos años para escuchar nuevas canciones. Aquí encontramos melodías, armonías y letras muy cuidadas. Es un disco de calidad a nivel musical, a nivel de letras y en términos de producción. No obstante, echo en falta la parte más punkie de la banda, que caracterizaba sus primeros trabajos. Aún así, cada vez que lo escucho me quedo con ganas de más y eso siempre es positivo.

Publicaciones relacionadas

Aitor Traver

7 publicaciones

Comparte esta publicación en

Comentarios

Be the First to Comment!

Recibir notificaciones de
avatar

wpDiscuz